Jacques Briochin: La Créme de Soin Nettoyante (Limpiador para vitrocerámicas, placas de inducción y acero inoxidable)

11.00€

- +
Agregar a la wishlist

Las vitrocerámicas, placas de inducción o el acero inoxidable son delicados y tienden a estropearse y perder su brillo con el uso y el paso del tiempo. El limpiador de Briochin específico para este tipo de superficies es lo que necesitas para que recuperen su brillo y estado natural. 

Un gel que limpia, desengrasa, protege, no raya y da brillo de manera natural. Crea una película que protege las superficies evitando que se queden marcas, huellas, manchas... 

Esta es una foto de Olivia Cuidados S.L. No está permitido su uso. Todos los derechos reservados.
Agitar la botella antes de usar. Aplicar el producto sobre una esponja, paño húmedo o directamente sobre la superficie. Dejar actuar unos instantes, luego frotar. Enjuagar con agua limpia con una esponja húmeda y secar con un paño seco.

500ml.

>5% jabón, agentes de superficies no iónicos, perfume.

Un limpiador para que tu vitrocerámica o placa de inducción brille como el primer día. Utilízalo también para recuperar el brillo y aspecto natural del acero inoxidable. Un producto versátil, suave y eficaz que respetará tu cocina y el medioambiente.

Corría el año 1919 por la Bretaña francesa cuando Renald Raoul, un comerciante de ceras, estrenaba título de padre y creaba la marca Le Briochin. Su hijo, Jacques Briochin, fue llamado así como los habitantes de Saint-Brieuc en Cotes d'Armor, donde viven y fabrican los productos.

En su taller, Renald Raoul creaba detergentes y productos de limpieza para profesionales: pintores, mecánicos, artesanos, etc. Algún tiempo después, el boca a boca les ayudó y sus productos superaron la frontera Bretona, reconocidos como los productos más efectivos.

Comenzando los años 90 y en respuesta a las peticiones de los clientes particulares, ampliaron su rango al público general. Fue entonces cuando el negocio Le Briochin pasó a llamarse Jacques Briochin. Los empresarios visionarios tuvieron entonces una idea: ¿qué pasaría si Jacques Briochin acompañara a los hombres y mujeres en sus hogares? Para ello, había que estar presente en hipermercados y supermercados. ¡Y lo hicieron!

Gracias a la lealtad de los consumidores, la familia se expandió. Ahora se compone de más de una veintena de productos que respetan y mantienen impecables todas las superficies y habitaciones de nuestras casas. Desde su comienzo ofrecen productos de alta calidad que demuestran su savoire-faire y su gran tradición en el negocio familiar, en el que ya llevan varios siglos de la historia francesa.