Jacques Briochin: La Cire Antiquaire (Cera para muebles)

6.00€

- +
Agregar a la wishlist

Ahora también podrás cuidar de tus muebles con tu marca del cuidado del hogar favorita, Briochin. Con su cera para muebles, elaborada a partir de cera de abeja, carnauba y trementina, podrás limpiar y dar brillo a tus muebles respetándolos al máximo. 

Crea una película protectora y brillante en la superficie del mueble que permite que permanezcan limpios por más tiempo a la vez que recuperar su brillo natural y su buen aspecto.

Esta es una foto de Olivia Cuidados S.L. No está permitido su uso. Todos los derechos reservados.

Agitar el aerosol. No rociar a menos de aproximadamente 20 cm de los muebles.
Pulverizar y dejar secar durante 5 min. Aplicar siempre en la dirección de la veta de la madera y con un paño o trapo que no suelte pelusas.

Si el producto se almacena en el frío, debe atemperarse antes de su uso porque se usa entre 18 °C y 20 °C. Si fuera necesario, ponga la bomba bajo agua caliente.

400ml.

Hidrocarburos, c9-c11, n-alcanos, isoalcanos, cíclicos, <2% aromas; esencia de trementina. El 2,11% del total de los ingredientes del producto son ceras de origen natural, del cual el 0,13% es cera de abeja.

Da una segunda vida a tus muebles con esta cera elaborada a partir de cera de abeja y carnauba que te permitirá limpiarlos, protegerlo y darlos brillos de una manera suave y delicada. Cuidar tu hogar con mimo y buenos productos también es importante.

Corría el año 1919 por la Bretaña francesa cuando Renald Raoul, un comerciante de ceras, estrenaba título de padre y creaba la marca Le Briochin. Su hijo, Jacques Briochin, fue llamado así como los habitantes de Saint-Brieuc en Cotes d'Armor, donde viven y fabrican los productos.

En su taller, Renald Raoul creaba detergentes y productos de limpieza para profesionales: pintores, mecánicos, artesanos, etc. Algún tiempo después, el boca a boca les ayudó y sus productos superaron la frontera Bretona, reconocidos como los productos más efectivos.

Comenzando los años 90 y en respuesta a las peticiones de los clientes particulares, ampliaron su rango al público general. Fue entonces cuando el negocio Le Briochin pasó a llamarse Jacques Briochin. Los empresarios visionarios tuvieron entonces una idea: ¿qué pasaría si Jacques Briochin acompañara a los hombres y mujeres en sus hogares? Para ello, había que estar presente en hipermercados y supermercados. ¡Y lo hicieron!

Gracias a la lealtad de los consumidores, la familia se expandió. Ahora se compone de más de una veintena de productos que respetan y mantienen impecables todas las superficies y habitaciones de nuestras casas. Desde su comienzo ofrecen productos de alta calidad que demuestran su savoire-faire y su gran tradición en el negocio familiar, en el que ya llevan varios siglos de la historia francesa.