Jacques Briochin: La Lessive Peaux Sensibles (Detergente Pieles Sensibles)

19.95 €

- +
Agregar a la wishlist

La lessive Peaux sensibles de Jacques Briochin, sin perfumes, ni colorantes que aumenten el riesgo de alergias, es ideal para lavar las prendas de los que tienen la piel más sensible. 

Además, lo podrás usar con casi cualquier tipo de tejido (no adecuado para lana y seda), con ropa blanca o de color y apto también para lavar prendas a mano. Sin olvidar que dura aproximadamente 66 lavados que te ahorrarán más de un paseo supermercado. 

Esta es una foto de Olivia Cuidados S.L. No está permitido su uso. Todos los derechos reservados.

Al ser un detergente concentrado, con una pequeña dosis será suficiente para realizar hasta 66 lavados aprox. Su fórmula es efectiva a partir de 30º, sin subir la temperatura. 

3L - 66 lavados aprox.

Aqua, alcohol, sodium lauryl sulfate, cocamidopropyl betaine, potassium linseedate, c 12-18 fatty alcohol ethoxylated, sodium chloride, lauryl glucoside, sodium citrate, caprylyl/capryl glucoside, benzoic acid, sodium benzoate, sodium laureth sulfate, citric acid, protease, alpha-amylase.

Te encantará su fórmula hipoalergénica que no sólo cuidará de tus prendas dejándolas limpias y suaves, sino también de tu piel, respetando al máximo equilibrio natural de tu piel.

Corría el año 1919 por la Bretaña francesa cuando Renald Raoul, un comerciante de ceras, estrenaba título de padre y creaba la marca Le Briochin. Su hijo, Jacques Briochin, fue llamado así como los habitantes de Saint-Brieuc en Cotes d'Armor, donde viven y fabrican los productos.

En su taller, Renald Raoul creaba detergentes y productos de limpieza para profesionales: pintores, mecánicos, artesanos, etc. Algún tiempo después, el boca a boca les ayudó y sus productos superaron la frontera Bretona, reconocidos como los productos más efectivos.

Comenzando los años 90 y en respuesta a las peticiones de los clientes particulares, ampliaron su rango al público general. Fue entonces cuando el negocio Le Briochin pasó a llamarse Jacques Briochin. Los empresarios visionarios tuvieron entonces una idea: ¿qué pasaría si Jacques Briochin acompañara a los hombres y mujeres en sus hogares? Para ello, había que estar presente en hipermercados y supermercados. ¡Y lo hicieron!

Gracias a la lealtad de los consumidores, la familia se expandió. Ahora se compone de más de una veintena de productos que respetan y mantienen impecables todas las superficies y habitaciones de nuestras casas. Desde su comienzo ofrecen productos de alta calidad que demuestran su savoire-faire y su gran tradición en el negocio familiar, en el que ya llevan varios siglos de la historia francesa.