Jacques Briochin: Le Liquide de Rinçage Super Brillance (Abrillantador de vajillas)

5.80 €

- +
Agregar a la wishlist

Escuchas el pitido de acabado de tu lavavajillas, piensas que tu cubertería ya está limpita y reluciente, pero resulta ser que no. Al contrario, ha quedado con manchas y opaca... 

Te ayudamos a solucionar ese problemilla con Le Liquide de Rinçage Super Brillance de Jacques Briochin. Un abrillantador 3 en 1 que combina ácido cítrico y vinagre para dejar tu vajilla como aquel día en el que la viste por primera vez, brillante y sin trazas.

Además, vete olvidando del paño de secado porque una de las bondades que tiene este abrillantador es acelerar el secado de todo lo que esté dentro del lavavajillas, evitando que aparezcan marcas de agua.

Esta es una foto de Olivia Cuidados S.L. No está permitido su uso. Todos los derechos reservados.

1 - Vierte el abrillantador en el depósito previsto a tal efecto siguiendo las instrucciones de dosificación del fabricante.

2 - Asegúrese de comprobar periódicamente el nivel de llenado del abrillantador y rellénelo si es necesario.

750 ml.

<5% agents de surface anioniques, agents de surface non - ionique; vinaigre. Contient aussi: EAU, acide citrique, acide lactique, citrate de sodium. 99.7% des ingredients sont d'origen naturalle. Contient: Acide lactique, decyl glucoside, sulphuric acid, monooctylester, sodium salt.

Una de las mejores opciones para dejar tus utensilios de cocina con una apariencia más brillante, como si el tiempo no hubiera pasado por ellos. 

Corría el año 1919 por la Bretaña francesa cuando Renald Raoul, un comerciante de ceras, estrenaba título de padre y creaba la marca Le Briochin. Su hijo, Jacques Briochin, fue llamado así como los habitantes de Saint-Brieuc en Cotes d'Armor, donde viven y fabrican los productos.

En su taller, Renald Raoul creaba detergentes y productos de limpieza para profesionales: pintores, mecánicos, artesanos, etc. Algún tiempo después, el boca a boca les ayudó y sus productos superaron la frontera Bretona, reconocidos como los productos más efectivos.

Comenzando los años 90 y en respuesta a las peticiones de los clientes particulares, ampliaron su rango al público general. Fue entonces cuando el negocio Le Briochin pasó a llamarse Jacques Briochin. Los empresarios visionarios tuvieron entonces una idea: ¿qué pasaría si Jacques Briochin acompañara a los hombres y mujeres en sus hogares? Para ello, había que estar presente en hipermercados y supermercados. ¡Y lo hicieron!

Gracias a la lealtad de los consumidores, la familia se expandió. Ahora se compone de más de una veintena de productos que respetan y mantienen impecables todas las superficies y habitaciones de nuestras casas. Desde su comienzo ofrecen productos de alta calidad que demuestran su savoire-faire y su gran tradición en el negocio familiar, en el que ya llevan varios siglos de la historia francesa.