Jacques Briochin: Le Nettoie-Tout Cuisine (Limpiador para cocina anti olores.)

5.50€

- +
Agregar a la wishlist

Un limpiador ideal para mantener la cocina impecable en todos los sentidos. Formulado con jabón negro, ingredientes estrella de los productos de Briochin, que limpia y desengrasa cualquier tipo de superficie.

Especialmente formulado para terminar con los malos olores en tu cocina, cubo de basura, campana extractora, frigorífico incluso o microondas. 

¿Su aroma? Formulado a base de aceites esenciales de origen natural de limón, árbol del té y ciprés. Dulce, cítrico y con un toque herbal. 

Esta es una foto de Le Briochin.

Pulverizar sobre la superficie a limpiar, limpiar con un paño o esponja.

Enjuagar las superficies que puedan estar en contacto con alimentos con una esponja o trapo húmedos.

750ml.

<5% jabón, Agentes de superficie no iónicos, perfumes, Limonene, Citral, Agua, Secuestrantes, Ácido Cítrico. 

El 99,5% del total de los ingredientes son de origen natural. 

Un producto que te ayudará a dejar tu cocina como nueva. Tu cocina recuperará su brillo, su limpieza y todo su esplendor gracias a este producto quita grasas. Un par de flis flis y adiós a esa grasa incrustada en campanas extractoras, armarios, placas de cocina... Y hola a una cocina limpia y con aroma a limón, árbol del té y ciprés.

Corría el año 1919 por la Bretaña francesa cuando Renald Raoul, un comerciante de ceras, estrenaba título de padre y creaba la marca Le Briochin. Su hijo, Jacques Briochin, fue llamado así como los habitantes de Saint-Brieuc en Cotes d'Armor, donde viven y fabrican los productos.

En su taller, Renald Raoul creaba detergentes y productos de limpieza para profesionales: pintores, mecánicos, artesanos, etc. Algún tiempo después, el boca a boca les ayudó y sus productos superaron la frontera Bretona, reconocidos como los productos más efectivos.

Comenzando los años 90 y en respuesta a las peticiones de los clientes particulares, ampliaron su rango al público general. Fue entonces cuando el negocio Le Briochin pasó a llamarse Jacques Briochin. Los empresarios visionarios tuvieron entonces una idea: ¿qué pasaría si Jacques Briochin acompañara a los hombres y mujeres en sus hogares? Para ello, había que estar presente en hipermercados y supermercados. ¡Y lo hicieron!

Gracias a la lealtad de los consumidores, la familia se expandió. Ahora se compone de más de una veintena de productos que respetan y mantienen impecables todas las superficies y habitaciones de nuestras casas. Desde su comienzo ofrecen productos de alta calidad que demuestran su savoire-faire y su gran tradición en el negocio familiar, en el que ya llevan varios siglos de la historia francesa.