Jacques Briochin: Le Nettoyant Désinfectant Multi-usages (Limpiador Desinfectante multiusos)

6.00 €

- +
Agregar a la wishlist

Si no eres del equipo de las lejías, amoniacos y demás mezclas para llevar a cabo la desinfección de las superficies de tu hogar, hazte del equipo Briochin y su limpiador desinfectante multiusos.

Formulado a base de ácido láctico, un principio activo desinfectante de origen natural, ideal para terminar con la suciedad, bacterias y virus** de todas las superficies del hogar sin dañarlas.

Es ideal para la encimera de la cocina, la mesa, el cubo de la basura, picaportes, interruptores, botones de aparatos... Con un aroma cítrico muy agradable.

** Encontrarás más información al respecto en el propio envase del producto.

Esta es una foto de Le Briochin.

Pulverizar sobre la superficie a limpiar, dejar actuar al menos 15 minutos para desinfectar y limpiar con un paño húmedo o una esponja.

Para superficies en contacto con alimentos, enjuagar con abundantemente con agua.

500ml.

<5%: désinfectants, acide citrique, agent de surface anionique, agent de surface non ionique, séquestrant, parfum, eau.

99,9% del total de los ingredientes son de origen natural.

Podrás desinfectar cualquier superficie del hogar de una manera rápida, precisa, completa y natural. Con un aroma cítrico y sin activos blanqueantes. Se adhiere a las superficies y arrastra toda la suciedad de una manera rápida y segura.

Corría el año 1919 por la Bretaña francesa cuando Renald Raoul, un comerciante de ceras, estrenaba título de padre y creaba la marca Le Briochin. Su hijo, Jacques Briochin, fue llamado así como los habitantes de Saint-Brieuc en Cotes d'Armor, donde viven y fabrican los productos.

En su taller, Renald Raoul creaba detergentes y productos de limpieza para profesionales: pintores, mecánicos, artesanos, etc. Algún tiempo después, el boca a boca les ayudó y sus productos superaron la frontera Bretona, reconocidos como los productos más efectivos.

Comenzando los años 90 y en respuesta a las peticiones de los clientes particulares, ampliaron su rango al público general. Fue entonces cuando el negocio Le Briochin pasó a llamarse Jacques Briochin. Los empresarios visionarios tuvieron entonces una idea: ¿qué pasaría si Jacques Briochin acompañara a los hombres y mujeres en sus hogares? Para ello, había que estar presente en hipermercados y supermercados. ¡Y lo hicieron!

Gracias a la lealtad de los consumidores, la familia se expandió. Ahora se compone de más de una veintena de productos que respetan y mantienen impecables todas las superficies y habitaciones de nuestras casas. Desde su comienzo ofrecen productos de alta calidad que demuestran su savoire-faire y su gran tradición en el negocio familiar, en el que ya llevan varios siglos de la historia francesa.