Jacques Briochin: Le Nettoyant Désinfectant Salle de Bain (Limpiador Desinfectante para el baño)

6.00 €

- +
Agregar a la wishlist

Limpia hasta el último rincón de tu cuarto de baño con Salle de Bain de Briochin podrás dejarlo brillante y reluciente como una patena.

Formulado a base de ácido láctico, un principio activo desinfectante de origen natural, ideal para terminar con la suciedad, bacterias y virus** que, además cuida de todo tipo de superficies.

Es perfecto para limpiar duchas, bañeras, grifos, lavamanos, el WC... en definitiva, con este bote de 500 ml limpiarás el baño de punta a punta. 

** Encontrarás más información al respecto en el propio envase del producto.

Esta es una foto de Le Briochin.

Pulverizar sobre la superficie a limpiar, dejar actuar al menos 15 minutos para desinfectar y limpiar con un paño húmedo o una esponja.

Para superficies en contacto con alimentos, enjuagar con abundantemente con agua.

500ml.

Acide lactique (Substance active (Biocide), Citric Acid, Decyl glucoside, Sulphuric acid, mono-C12-14-alkyl esters, sodium, salts.

99,9% del total de los ingredientes son de origen natural.

Con un rico aroma a eucalipto, este limpiador desinfecta, limpia, desincrusta y abrillanta tu baño en un pispás, garantizando unas superficies saludables e impolutas.

Corría el año 1919 por la Bretaña francesa cuando Renald Raoul, un comerciante de ceras, estrenaba título de padre y creaba la marca Le Briochin. Su hijo, Jacques Briochin, fue llamado así como los habitantes de Saint-Brieuc en Cotes d'Armor, donde viven y fabrican los productos.

En su taller, Renald Raoul creaba detergentes y productos de limpieza para profesionales: pintores, mecánicos, artesanos, etc. Algún tiempo después, el boca a boca les ayudó y sus productos superaron la frontera Bretona, reconocidos como los productos más efectivos.

Comenzando los años 90 y en respuesta a las peticiones de los clientes particulares, ampliaron su rango al público general. Fue entonces cuando el negocio Le Briochin pasó a llamarse Jacques Briochin. Los empresarios visionarios tuvieron entonces una idea: ¿qué pasaría si Jacques Briochin acompañara a los hombres y mujeres en sus hogares? Para ello, había que estar presente en hipermercados y supermercados. ¡Y lo hicieron!

Gracias a la lealtad de los consumidores, la familia se expandió. Ahora se compone de más de una veintena de productos que respetan y mantienen impecables todas las superficies y habitaciones de nuestras casas. Desde su comienzo ofrecen productos de alta calidad que demuestran su savoire-faire y su gran tradición en el negocio familiar, en el que ya llevan varios siglos de la historia francesa.