Jacques Briochin: Le Nettoyant Salle de Bain (Limpiador para cuartos de baño)

5.00€

- +
Agregar a la wishlist

Una fórmula 3 en 1 única que limpia, elimina la cal, previene la formación de escamas y desinfecta tu cuarto de baño. Con unos resultados impecables, sin esfuerzo, muy práctico y cómodo de utilizar.

Su perfume de aceite de pino es de larga duración y desinfectante. Sin blanqueadores, una fórmula desinfectante que terminará con el 99% de las bacterias de tu cuarto de baño.

Esta es una foto de Olivia Cuidados S.L. No está permitido su uso. Todos los derechos reservados.
Rociar sobre la superficie, dejar unos instantes y enjuagar y limpiar con una esponja húmeda. Si es necesario, usar un paño o una toalla de papel para obtener un mejor brillo.

    Se recomienda para el mantenimiento regular de fregaderos, bañeras, barro y superficies esmaltadas.

    Antes de usar, leer la etiqueta y la información del producto. Usa los biocidas con cuidado.

    750ml.

    >5%: agentes de superficie no iónicos, perfume. Materia activa biocida (producto líquido tipo TP2): cloruro de didecildimetilamonio (0,25% m/m).

    Un producto 3 en 1 diseñado para limpiar, desinfectar y recuperar el brillo de cuarto de baño de una manera rápida y cómoda. Con un aroma fresco y agradable que dura por mucho más tiempo. Una sensación de limpieza completa se instalará en tu baño cuando utilices este producto.

    Corría el año 1919 por la Bretaña francesa cuando Renald Raoul, un comerciante de ceras, estrenaba título de padre y creaba la marca Le Briochin. Su hijo, Jacques Briochin, fue llamado así como los habitantes de Saint-Brieuc en Cotes d'Armor, donde viven y fabrican los productos.

    En su taller, Renald Raoul creaba detergentes y productos de limpieza para profesionales: pintores, mecánicos, artesanos, etc. Algún tiempo después, el boca a boca les ayudó y sus productos superaron la frontera Bretona, reconocidos como los productos más efectivos.

    Comenzando los años 90 y en respuesta a las peticiones de los clientes particulares, ampliaron su rango al público general. Fue entonces cuando el negocio Le Briochin pasó a llamarse Jacques Briochin. Los empresarios visionarios tuvieron entonces una idea: ¿qué pasaría si Jacques Briochin acompañara a los hombres y mujeres en sus hogares? Para ello, había que estar presente en hipermercados y supermercados. ¡Y lo hicieron!

    Gracias a la lealtad de los consumidores, la familia se expandió. Ahora se compone de más de una veintena de productos que respetan y mantienen impecables todas las superficies y habitaciones de nuestras casas. Desde su comienzo ofrecen productos de alta calidad que demuestran su savoire-faire y su gran tradición en el negocio familiar, en el que ya llevan varios siglos de la historia francesa.