Kusmi Tea: Gingembre Citron Thé Sachets

12.50€

Marca Kusmi Tea
- +
Agregar a la wishlist

Riquísimo té verde con limón y un toque picante de jengibre que combina fenomenal con el ácido del limón.
Ideal para refrescar y purificar mente y cuerpo en un ratito de relax.
Un té súper digestivo, antiinflamatorio y un poquito anti estrés, que a todos nos viene bien. 

Esta es una foto de Olivia Cuidados S.L. No está permitido su uso. Todos los derechos reservados.

Temperatura de infusión 80º.
Dejar reposar 3-4 minutos.
Ideal para tomar frío.
Té en 20 bolsitas individuales.

Té verde y aromas.

El toque de energía y picante solo apto para personas atrevidas como tú que necesitan un sabor que pueda proporcionar toda la energía que tu cuerpo necesita para afrontar el día.

El hijo mayor de una familia de campesinos, Pavel Michailovitch Kousmichoff se fue de casa a los 14 años en busca de un empleo en San Petersburgo, en Rusia. Fue repartidor para un comerciante de té que le enseñó el arte del té mezclado. Al casarse con Alexandra, su empleador le dio una pequeña casa de té en Sadovaïa Street. Y así es como la casa de té PM Kousmichoff nace en 1867. Alexandra le dio seis hijos, incluyendo a su hijo Viatcheslav (1878) y su hija Elisabeth (1880) para los que se creó la mezcla especial que pronto se convirtió en el té del zar, "Bouquet of Flowers" (Ramo de Flores).

En 1907, mientras los tés Kousmichoff eran conocidos como los tés de los zares rusos, Londres veía a Viatcheslav convertirse en un maestro mezclador de té. Un año después ya había 51 casas de té en las principales ciudades de Rusia. En 1916 Viatcheslav abrió un taller en París, La Maison Kusmi-Thé. También llegaron las ciudades de Nueva York, Hamburgo y Constantinopla. Viatcheslav Kousmichoff murió justo después de la Segunda Guerra Mundial en 1946, dejando a su hijo Constantino para hacerse cargo de un negocio familiar muy debilitado por los años de guerra. Pero Constantino no tuvo la misma visión para los negocios como su padre o su abuelo, y al borde de la quiebra en 1972 vendió la empresa por una miseria.

En 2003, Kousmichoff fue comprada por los hermanos Orebi, quienes venían de una familia de comerciantes de productos básicos que en los años sesenta decidieron centrarse en el cacao y el café, una medida que, naturalmente, los llevó a tomar el té. Ellos aceptaron el reto de continuar la tradición de Pavel, Viatcheslav y Constantin Kousmichoff y desarrollar una reputación internacional de la marca Kusmi Tea.

Importan té de países productores como China, India y Sri-Lanka. Cuentan con 5 diferentes familias de tés Kusmi: las mezclas exclusivas, las mezclas clásicas, los tés negros clásicos y aromatizados, los tés verdes naturales o aromatizados y la última línea: los tés bienestar con el famoso Detox.