Omorovicza: Peachy Micellar Cleansers (Discos de limpieza facial)

52.00€

- +
Agregar a la wishlist

Una vez más Omorovicza ocupándose de la ración diaria de mimos de nuestra piel. Esta vez con Peachy Micellar Cleansers. Unos algodones de limpieza empapados en una solución micelar súper suave y natural, ideales para eliminar sin esfuerzo los restos de maquillaje, suciedad e impurezas del día a día. 

Con un par de pasadas, cada disco elimina la suciedad, el aceite y el maquillaje, incluido el waterproof. Tu piel perfectamente limpia y fresca, sin necesidad de aclarado o de insistir con productos que puedan afectar a la sensibilidad de tu piel. 

Perfumados con una sutil fragancia de melocotón y pachulí, su solución micelar también contiene agua de flor de rosa, perfecta para calmar y regenerar incluso las pieles más sensibles o con necesidad de mimos. 

Esta imagen es de Omorovicza.

Deslice los discos sobre la cara y los ojos para limpiar y / o eliminar el maquillaje y las impurezas. Repita hasta que se eliminen todas las impurezas.

60 discos.

Abrir, coger unos de los discos y decir adiós al maquillaje, las impurezas y la suciedad del día a día de tu piel. Con estos algodones ligeramente estriados además de limpiar en profundidad te harán un pequeño peeling para conseguir una piel limpia, suave, uniforme y lista. Su agua micelar perfumada con flor de rosa, melocotón y pachulí es una auténtica delicia para los sentidos.  

Aqua (Hungarian Thermal Water), Glycerin, Propanediol, Olive Oil PEG-7 Esters*, Saccharomyces (Hungarian Thermal Water) Ferment Extract, Rosa Damascena Flower Water, Sodium Levulinate, Sodium Anisate, Benzyl Alcohol, Caprylyl/Capryl Glucoside, Citric Acid, Phospholipids, Leuconostoc/Radish Root Ferment Filtrate, Parfum (Fragrance), Dehydroacetic Acid.

*PEG of natural origin from Olive. 

Omorovicza es una marca que viene de Budapest (Hungría) que basan todos sus productos en las propiedades curativas de las aguas termales húngaras. 

En la década de 1800, la familia Omorovicza, encargaron a uno de los arquitectos más famosos de la historia húngara, que construyera el hermoso spa Racz en la capital, Budapest, en el sitio de un manantial medieval de curación.

Margaret y Stephen (fundadores de la empresa) se conocieron en Budapest. Stephen llevó a su esposa a una gira por Hungría y su primera parada fueron los baños termales. Allí, se asombraron de la transformación de su piel y, por lo tanto, solicitaron la ayuda de un laboratorio ganador del Premio Nobel para aprovechar estas aguas curativas en una nueva gama de cuidado de la piel de lujo pionero, utilizando Hydro Mineral Transference ™.

En 2006, Omorovicza Cosmetics se lanzó oficialmente con la apertura de una tienda en Budapest.