PDPaola: Pendientes Blaze Gold

59.00€

Marca PDPaola
- +
Agregar a la wishlist

Estos exquisitos pendientes pertenecientes a la Colección Mercure están diseñados para brillar y resaltarán en cualquier ocasión especial.

Labradoritas cuidadosamente seleccionadas, plata de ley y un baño de oro de 18 quilates son la mezcla perfecta en los luminosos pendientes Blaze Gold.

Acabas de imaginarlo con el modelito que tanto te apetece ponerte y no pueden quedar más ideales ¿verdad? ¡Van con todo! Tú decides el toque que quieres darle a tu look, y PDPaola hace posible que lo consigas.

Cómodos, fáciles de poner y de llevar, no pierdas la oportunidad de lucirlos, ¡que seguro que vuelan!

Material: Plata de ley 925.
Acabado Blaze Gold: Baño en Oro de 18k.
Piedras: Labradorita.
Diámetro total del aro: 4,5 cm.
Sistema de anclaje: Tuerca tradicional.
Peso: 7,5 g.

Siente la elegancia y delicadeza de esta maravilla. Con estos pendientes tan ideales conseguirás el toque de distinción y de estilo que tanto te gusta, es la personalidad y el buen gusto convertido en joya, ¡disfrútalos!

La joyería como forma de expresión. El relato de historias a través de pequeños y preciosos objetos. 

PDPaola ha sabido reflejar muy bien su objetivo escogiendo minuciosamente los materiales idóneos para crear joyería...digamos de autor. La explicación es clara: cada mujer tiene una historia, una personalidad y una actitud ante la vida. Y qué mejor manera de contar tu historia que a través de tus joyas.

No han olvidado el papel tan importante que la moda y las tendencias juegan en la actualidad. Por ello sus joyas derrochan modernidad, estilo, buen gusto y mucha frescura.

PDPaola  se ha propuesto crear un escenario único para que cada mujer represente el papel de su vida y en concreto de su día a día y para ello ha creado un equipazo formado por gente joven, ambiciosa, muy moderna y con ganas de triunfar desde su estudio de Barcelona creado en 2014.
Para ellos todos los detalles son importantes y tienen muy en cuenta que la relación calidad- precio no tiene por qué estar reñida.