Walkers: London Bus (Galletitas Escocesas)

22.00€

Marca Walkers
- +
Agregar a la wishlist

 La época navideña es dura, sí. Hay que tener mucha fuerza de voluntad para no caer en las deliciosas tentaciones que nos rodean a cada paso: turrones, mazapanes, polvorones...

Pero también te digo una cosa, la Navidad es la perfecta excusa para sucumbir un poquito al deseo de cometer algún que otro exceso.

Esta preciosa lata del icónico bus londinense contiene 9 galletitas escocesas de frutas y limón y 18 riquísimas galletitas de chocolate.
No solo vas a disfrutar de su auténtico sabor sino que podrás reciclar esta lata guardar en ella lo que te apetezca ¡es preciosa.
Este bus hará parada durante unos meses en nuestra estación The Singular Olivia ¿A qué esperas para comprar su ticket con destino al paraíso del dulce?

Fotografías de Walkers.

 Dimensiones de la lata: 261 mm x 100 mm x 152 mm

Wheat flour (wheat flour, calcium carbonate, iron, niacin, thiamin), sugar, butter (milk), dark chocolate chunks (9%) (sugar, cocoa mass, cocoa butter, emulsifier: soya lecithin; natural vanilla flavouring), vegetable oils (rapeseed, palm), milk chocolate chunks (6%) (sugar, cocoa butter, milk powder, cocoa mass, emulsifier: soya lecithin; natural vanilla flavouring), currants (4%), candied lemon peel (2%) (lemon peel, glucose fructose syrup, sugar, concentrated lemon juice), raising agents (sodium bicarbonate, disodium diphosphate), fat reduced cocoa powder, skimmed milk powder, lemon oil, salt.

**Los ingredientes en negrita contienen gluten.
Puede contener trazas de frutos secos. 
Guardar en un lugar fresco y seco.

El icónico bus londinense acaba de hacer parada en The Singular Olivia para traerte unas deliciosas galletitas escocesas de chocolate y frutas y limón. ¿A qué esperas para invitar a tus amigas a una tarde de café y riquísimas galletitas?

La historia de Walkers comienza en 1898 cuando Joseph Walker abrió las puertas de su propia panadería con un préstamo de 50 libras y la ambición de hornear 'El mejor pastel del mundo'.

Para 1936, habían conseguido ampliar el negocio con una gama de pasteles, una selección de confitería y la primera furgoneta de reparto de la compañía. 

El espíritu de tradición era tal que aún cuando algunos fabricantes empezaron a reducir el consumo de margarina en lugar de mantequilla, Joseph creía que la gente aún apreciaba el cuidado que se le daba al hacer un producto superior, por lo que decidió mantener la receta original que, incluso, sus hijos mantuvieron y han mantenido durante todo este tiempo. Una receta sencilla y simple que consta de solo cuatro ingredientes: harina, azúcar, sal y esa pura mantequilla cremosa.

Hoy en día, como hace cien años, Walkers prueba cada producto nuevo en la tienda de Aberlour's village. Aunque sus clientes se encuentran en todo el mundo, los aldeanos de Aberlour son los primeros en probar los productos y dar su aprobación. De esa manera se aseguran de que cada pastel y galleta ofrece un sabor real de Escocia. 

Han pasado muchas desde que Joseph Walker hizo su primer lote de galletas hace más de un siglo. Pero los nietos y bisnietos de Joseph siempre se han mantenido fieles a ese ideal original: hornear 'El mejor dulce del mundo'.