Jacques Briochin: Le Nettoyant Carrelages (Limpiador de juntas y azulejos)

5.50€

- +
Agregar a la wishlist

Un limpiador de suelos para baldosas y azulejos diseñado especialmente para ahorrarte tiempo y obtener un resultado perfecto.

Además de limpiar y desinfectar, tiene un secado ultra rápido, y todo ello dejando un agradable aroma a eucalipto en cada habitación de tu hogar.

Ideal para cualquier superficie embaldosada, tanto interior como de exterior. Puede con la suciedad de las juntas en suelos y pared.

Esta es una foto de lebriochin.com
Diluir un tapón de producto por un litro de agua. Fregar el suelo o la pared azulejada con una fregona o trapo limpio y bien escurrido.
Dejar secar sin enjuagar.

1L.

Aqua, c9-11 pareth-8, alcohol, sorbitant sesquioctanoate, cocamidopropyl, betaine, trisodium dicarboxymethyl alaninate, propylene glycol, citric acid, lauraldehyde, eucalyptol, camphor, pinene, methylchloroisothiazolione, methylisothiazolinone, beta-pinenes, beta-caryophyllene, gamma-terpinene, p-cymene, ci 42090.

Porque tu hogar también necesita salir un poco de la rutina y tu suelo también.  Otro aroma... una limpieza y desinfección diferente. Te encantará. 

Corría el año 1919 por la Bretaña francesa cuando Renald Raoul, un comerciante de ceras, estrenaba título de padre y creaba la marca Le Briochin. Su hijo, Jacques Briochin, fue llamado así como los habitantes de Saint-Brieuc en Cotes d'Armor, donde viven y fabrican los productos.

En su taller, Renald Raoul creaba detergentes y productos de limpieza para profesionales: pintores, mecánicos, artesanos, etc. Algún tiempo después, el boca a boca les ayudó y sus productos superaron la frontera Bretona, reconocidos como los productos más efectivos.

Comenzando los años 90 y en respuesta a las peticiones de los clientes particulares, ampliaron su rango al público general. Fue entonces cuando el negocio Le Briochin pasó a llamarse Jacques Briochin. Los empresarios visionarios tuvieron entonces una idea: ¿qué pasaría si Jacques Briochin acompañara a los hombres y mujeres en sus hogares? Para ello, había que estar presente en hipermercados y supermercados. ¡Y lo hicieron!

Gracias a la lealtad de los consumidores, la familia se expandió. Ahora se compone de más de una veintena de productos que respetan y mantienen impecables todas las superficies y habitaciones de nuestras casas. Desde su comienzo ofrecen productos de alta calidad que demuestran su savoire-faire y su gran tradición en el negocio familiar, en el que ya llevan varios siglos de la historia francesa.